Acupuntura

Si quieres descargar la información completa acerca de las sesiones de acupuntura y todos sus beneficios, haz click aquí: IVATENA – Guia de acupuntura – dossier informativo

Como pilar fundamental de la Medicina Tradicional China (MTC), la Acupuntura puede responder a TODAS las dolencias. Esto no significa que lo cure todo, actualmente ninguna medicina puede. En los casos muy graves, al fortalecer el estado general del paciente, puede aportar gran confort, mejorar e incluso atenuar los efectos secundarios de la enfermedad y de su tratamiento.
Si padeces alguna enfermedad, trastorno o dolor, si quieres complementar tu tratamiento médico con esta técnica suave y respetuosa, si buscas ser mirado de forma holística, no sólo como un paciente con un problema, me gustaría contarte algo más de la acupuntura y, si lo que lees sientes que puede ser para ti, invitarte a que lo pruebes y veas todo lo que puede aportar a tu bienestar.

¿EN QUÉ CONSISTE LA ACUPUNTURA?

La Acupuntura es una forma de tratamiento pero también de prevención en la que se insertan unas agujas muy finas de un solo uso en lugares específicos del cuerpo (los llamados puntos de Acupuntura). A veces se emplean corrientes eléctricas sobre las agujas (Electroacupuntura), y se calientan los puntos con una planta llamada Artemisa (Moxibustión). En otras ocasiones se emplean estímulos parecidos sobre el pabellón de la oreja (Auriculopuntura).

¿CÓMO SE REALIZA UNA SESIÓN DE ACUPUNTURA?

Es una técnica POCO dolorosa (y digo esto porque siempre la introducción de una aguja en la piel, por más fina que esta sea, molesta un poco, y quien diga lo contrario miente; pero se trata más bien de una molestia durante la inserción de la aguja que se pasa al instante). El paciente se coloca tumbado o sentado, según la técnica que se vaya a realizar lo requiera, se desinfecta la zona donde se van a colocar las agujas con alcohol, y una vez colocadas se pueden realizar diferentes técnicas de manipulación, calentamiento de la aguja o electroestimulación, que produce una sensación especial en el paciente (el llamado Deqi: sensación acupuntural). La colocación de la aguja se puede mantener durante un tiempo determinado (de 15 a 30 minutos dependiendo del caso) o retirarse inmediatamente. Durante este tiempo el paciente debe permanecer sin moverse, relajado en la camilla. Una vez concluido el tratamiento se retiran todas las agujas. Si se realiza Auriculoterapia se pueden colocar semillas, bolitas de acero, agujas, etc, que se pueden mantener durante un tiempo prolongado, permaneciendo el paciente con ellas en su domicilio.

¿EN QUÉ TE BENEFICIARÁ? ¿CUÁNDO ESTÁ INDICADA LA ACUPUNTURA?

La Acupuntura, como he dicho anteriormente, responde a todo. Produce alivio o mejoría de cualquier problema de salud, siempre considerando este procedimiento como un complemento y nunca como un sustituto para el tratamiento médico que le corresponde.

Cierto es que tiene unas indicaciones sobre las cuales se ha demostrado con evidencia científica su eficacia: cervicalgia, dorsalgia, lumbalgia, coxalgia, tendinitis, ansiedad, estrés, irritabilidad, insomnio, vertigos, migraña, resfriados de repetición, infecciones genitourinarias de repetición, espasmos, tics, fatiga, mareo ortostático, sensación de pesadez en el cuerpo, síndrome premenstrual, dismenorrea, síndrome menopáusico, endometriósis, amenorrea, esterilidad funcional, náuseas y vómitos, diarrea, estreñimiento, hemorroides, distensión abdominal, edemas, y un largo etcétera.

Si el motivo de consulta es el dolor, la Acupuntura puede disminuirlo temporalmente o de forma más prolongada (incluso hacer que desaparezca), con la correspondiente disminución del consumo de analgésicos. Y sobre todo, la Acupuntura es una excelente solución para aquellas personas que no pueden tomar ciertos medicamentos, o estos no les sientan bien, como a las embarazadas.

Ante cualquier duda, puedes llamarme para consultar o escribir un correo electrónico, estaré encantada de ayudarte.

¿QUÉ RIESGOS TIENE?

Cualquier actuación médica tiene riesgos y la Acupuntura no es diferente. La mayor parte de las veces los riesgos no se materializan, y el procedimiento no produce daños o complicaciones indeseables. Pero a veces no es así y por eso es importante conocerlos.

Los más frecuentes:

  • Molestias locales en el lugar de punción, que ceden en pocas horas.
  • Mareo tras la inserción de las agujas, la visión de sangre o el dolor, que puede dar lugar a pequeños vahídos que remiten al cabo de unos instantes, o situación de calor y sudor. (Nada que ver si lo comparamos con la realización de un tatuaje).
  • Sangrado de mínima importancia o aparición de algún hematoma provocado por la inserción de una aguja, ya que por la propia inserción es fácil que pueda dañarse algún pequeño capilar sanguíneo, que suele remitir con relativa rapidez.
  • Quemadura provocada por la moxibustión. (Lo incluyo aquí porque la Acupuntura tiene muy pocos riesgos y este es de los llamados “frecuentes”, pero realmente no suele suceder casi nunca).

Facilita:

María Requena Tomás. Licenciada en Medicina por la Universidad de Valencia. Especialista en Anestesiología, Reanimación y Terapia del Dolor, formada en el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona. CV 46-0846059. Estudié un máster presencial de 3 años en la Universidad de Barcelona, un máster dictado por médicos para médicos, y desde entonces combino mi conocimiento de Medicina Occidental y Oriental para poder ofrecer el mejor tratamiento a cada paciente.

NOTA IMPORTANTE

Ninguna terapia puede convertirse en sustituto del diagnóstico y tratamiento del médico o profesional de la salud cualificado. El Instituto Valenciano de Terapias Naturales ofrece alternativas complementarias y nunca sustitutivas y no se responsabiliza del uso o mal entendimiento de estas. 

En nuestro equipo todos los profesionales se mueven dentro de esta filosofía y jamás se exceden de sus funciones a la hora de trabajar con una persona, estando sus  técnicas dentro de la legalidad y atendiendo a las personas que hayan sido diagnosticadas previamente por un médico, advirtiendo que el programa de salud es un complemento y  que nunca sustituye a las normas establecidas por el profesional sanitario correspondiente.