Lo que las terapias naturales significan para mi

Lo que las terapias naturales significan para mi

Acaba de comenzar una nueva promoción de nuestra formación en Masaje energético AGM a manos de la profesora Alejandra Grimaldos y hoy, quiere compartir con nosotros su experiencia con las terapias naturales y todo lo que han significado en su camino personal.

Además, Alejandra es profesora también de formaciones como Creatividad, Abundancia y éxito Personal y facilitadora de los talleres de crecimiento personal que ofrecemos desde el Instituto Valenciano de Terapias Naturales. ¡Que lo disfrutéis!

“Lo que las terapias Naturales significan para mi”

Comencé en el mundo de las terapias manuales casi por casualidad. No eran algo que me hubiese llamado la atención antes; de hecho, jamás pensé que algún día me dedicaría a trabajar con mis manos de ese modo, pues en mi familia casi todos eran funcionarios o trabajadores de oficina y me inculcaron que eso era lo que tenía que esperar.

Desde muy niña tenía preguntas existenciales. En una época en que se supone que solo se juega yo andaba pensando qué hacía aquí en este planeta y cómo podía dejar de sentirme ajena a mi medio. Me parecía que era la única que se sentía así, un bicho raro, y el problema fue que asumí que había algo que funcionaba terriblemente mal en mí e iba a ser imposible de solucionar.

Pasé una adolescencia crítica, sumamente desmotivada y sin voluntad de vivir. No encontraba respuestas para lo que me estaba pasando y conviví con la bulimia y la anorexia muchos años.

Cuando terminé el instituto la situación era ya desesperada, y alguien recomendó a mi familia a un terapeuta que hacía algo que se llamaba Reiki. Acudí a su consulta sin muchas expectativas.

Juan, así se llama este magnífico profesional y ser humano, nada más llegar a su consulta tuvo un gesto que cambió mi vida. Tras hablar unos minutos con mi madre le pidió que saliese de la sala y me preguntó, lleno de amor, si yo quería estar allí, si había acudido voluntariamente. Yo tenía entonces 17 años, y nadie antes en mi vida me había preguntado qué quería hacer. Tuve la sensación de poder responder libremente, de que no iba a fallarle fuese cual fuese mi respuesta. No fue la técnica que empleaba (que era revolucionaria para aquel momento en Valencia), sino su actitud hacia mí lo que me transformó. No diré que el proceso fue rápido ni sencillo, pero sí que ese gesto supuso un antes y un después en mi vida.

A partir de ahí comencé a leer todos los libros que llegaban a mis manos sobre técnicas naturales y sobre metafísica y se despertó mi interés por ayudar a los demás en sus procesos. Comencé la carrera de psicología, pero no cubrió mis expectativas, entre otras cosas porque aún serían necesarios muchos años de trabajo personal antes de estar medianamente preparada para guiar a nadie. En Londres aprendí Reiki, pero mi mente lo etiquetaba como una herramienta demasiado esotérica como para usarlo con los demás.

Así que seguí buscándome en el proceso hasta que tomé otra decisión que me encaminó hasta aquí: estudiar algo por puro placer, mientras trabajaba en cosas totalmente ajenas. Mi motivación fue ayudarme a mí misma, para seguir adelante en una vida que me parecía insulsa. Comencé con Naturopatía, una formación a distancia (a diferencia de los 4 años presenciales que hacemos en el IVATENA) y por eso no me considero naturópata. Sin embargo, me mostró muchas técnicas que desconocía y espoleó mi curiosidad. Probé con las técnicas manuales: drenaje linfático, reflexología podal, quiromasaje, vendajes neuromusculares, masaje deportivo, neurosedante… después vinieron las Flores de Bach, herbodietética y fitoterapia (de vuelta a la universidad) y por fin llegó el Rebirthing, con el que pude integrar la parte psicoterapéutica que había buscado en la facultad de Psicología.

Sigo investigando y estudiando por curiosidad, por puro placer y porque me hace sentir viva. Ser terapeuta es como la vida misma, un proceso sin fin. Paciencia, perseverancia, respeto, entusiasmo, curiosidad y muchísimo amor por lo que se hace son algunas de las claves que intento transmitir en mis clases. Todas estas claves, junto con los conocimientos adquiridos y la actualización con nuevos descubrimientos sobre las memorias corporales y la liberación celular, son los puntales del curso de Masaje Energético que imparto en IVATENA.

Mi lema es: “Siempre creciendo.”

Facilita:

Alejandra Grimaldos Molina: Acompañante de procesos, Técnicas manuales y energéticas, Formadora de Creatividad, abundancia y éxito personal y de Masaje Energético AGM; Talleres de crecimiento personal, Rebirthing.

 


NOTA IMPORTANTE


Ninguna terapia puede convertirse en sustituto del diagnóstico y tratamiento del médico o profesional de la salud cualificado. El Instituto Valenciano de Terapias Naturales ofrece alternativas complementarias y nunca sustitutivas y no se responsabiliza del uso o mal entendimiento de estas. 
En nuestro equipo todos los profesionales se mueven dentro de esta filosofía y jamás se exceden de sus funciones a la hora de trabajar con una persona, estando sus  técnicas dentro de la legalidad y atendiendo a las personas que hayan sido diagnosticadas previamente por un médico, advirtiendo que el programa de salud es un complemento y  que nunca sustituye a las normas establecidas por el profesional sanitario correspondiente.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.