Masaje facial japonés

Masaje facial japonés

El masaje facial japonés es una combinación de conceptos de la medicina tradicional japonesa y de técnicas de masaje que han sido desarrollados y modificados a partir del Anma (masaje tradicional japonés) durante los últimos quinientos años. El Anma a su vez deriva del Tuina (masaje de la Medicina Tradicional China).
Estas técnicas estimulan los nervios faciales, benefician y aumentan la circulación sanguínea, distribuyendo nutrientes y eliminando toxinas e impurezas.

El masaje facial japonés es un tratamiento natural muy efectivo para mejorar la condición de la piel y ralentizar el proceso de envejecimiento. El resultado es una piel brillante, luminosa, fresca, en un rostro sereno y radiante.
Al activarse el sistema linfático mediante este masaje, se eliminan más eficazmente las toxinas de las células de la piel y se aumenta la capacidad de la piel para retener la hidratación. Se liberan las contracturas musculares, permitiendo una buena irrigación sanguínea por toda la superficie del rostro. Esto aporta oxígeno y nutrientes a toda la piel, ayudando a que ésta se regenere por sí misma.

Este masaje se diferencia fundamentalmente de los masajes occidentales en que, mientras estos trabajan la superficie de la cara con movimientos suaves, el masaje facial japonés está basado en técnicas de percusión combinadas con técnicas de masaje profundo que trabajan la musculatura que está debajo del tejido superficial, utilizando para ello mucha más presión que en el masaje occidental. Para aplicarlo correctamente se requiere de una gran habilidad con los dedos y las manos.

Es beneficioso para las pieles grasas o secas, si bien habrá que tomar precauciones ante pieles sensibles.
Ayuda en el acné, las migrañas, el bruxismo o el dolor de la articulación de la ATM (articulación temporomandibular)
En este masaje también se trabajan los “Tsubos”, puntos de los meridianos energéticos que van a influir de manera notable sobre la nutrición celular y la circulación del Ki (energía vital).

INDICACIONES DEL MASAJE FACIAL JAPONÉS
• Efectuar un lifting natural.
• Estimular la circulación y la musculatura local.
• Atenuar las arrugas.
• Desintoxicar los tejidos.
• Aumentar la regeneración celular.
• Estimular las fibras de colágeno y la elastina.
• Ayudar en la cicatrización.

BENEFICIOS DEL MASAJE FACIAL JAPONÉS
• Alivia los dolores de cabeza (migrañas y cefaleas)
• Mejora el estado anímico.
• Restablece la función de los órganos internos.
• Desbloquea los meridianos energéticos.
• Elimina tensiones del cuello y hombros.
• Reduce la flacidez de la piel.
• Oxigena los tejidos aportando luminosidad al rostro.
• Aumenta la oxigenación del cerebro.
• Facilita los intercambios metabólicos en la piel.
• Aumenta la resistencia de la piel ante los elementos ambientales.

Artículo escrito por Pep Castelló

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.